Vuela la voz, esperanza,

sobre las suaves alas,

de un ave que no aterriza.

Contemplan nuestras miradas,

su vuelo en el lejano azul,

de palabras ateridas,

por el cansancio de un viaje,

sin ramas donde los sueños,

se abriguen en la utopía.

Donde la voz, esperanza,

no viaje en alas dormidas,

sino en manos que se abrazan,

en los ojos que se miran,

en los cuerpos que se aman,

en las gargantas que gritan,

sonidos que saben de amor,

amor que regala vida.



                                               Izara.






Anuncios

Autor: iñaki

Iñaki: nací y vivo en esta tierra de Navarra; en una zona de pequeñas aldeas; casi siempre ligado al campo; he sido pastor de ovejas; siempre he sentido curiosidad por el dilema de la existencia; intento conectar con la gente en la que veo un sincero deseo de buscar; por lo demás, un hombre corriente; esposo y padre de dos hijos; agradecido a la vida, por la gran suerte de amar.

9 comentarios en “”

  1. Hola, Izara.

    La ausencia de esperanza y de sueños anhelados, dificultan el camino y propician el cansancio inaguantable del viaje. Afortunadamente, a veces, surgen manos que te ayudan a proseguir el camino.

    Siempre es un placer perderse en tus versos. Me iré poniendo al día de todo lo que no te he leído en este tiempo.

    Te dejo un abrazo grande.

    Maat

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s