Yo no le llamo esperanza

Yo no le llamo esperanza,

al tiempo que va de largo,

vistiendo con ropas nuevas,

expectativas de antaño.

Yo no le llamo esperanza,

a ese regusto en los labios,

cuando la palabra justicia,

es trago de sabor amargo.

Yo no le llamo esperanza,

al tiempo que no ha llegado,

como si el tiempo pariera,

de la nada sus regalos.

Yo sí… le llamo esperanza,

a los ojos… a las manos,

que en el momento de ahora,

se entrelazan confiados,

a otros ojos de ternura,

a otras manos de trabajo.



                                          Izara.
Anuncios

Autor: iñaki

Iñaki: nací y vivo en esta tierra de Navarra; en una zona de pequeñas aldeas; casi siempre ligado al campo; he sido pastor de ovejas; siempre he sentido curiosidad por el dilema de la existencia; intento conectar con la gente en la que veo un sincero deseo de buscar; por lo demás, un hombre corriente; esposo y padre de dos hijos; agradecido a la vida, por la gran suerte de amar.

6 comentarios en “Yo no le llamo esperanza”

  1. Esperanza es una ilusión, una expectativa guardamos ilusión que el tiempo venidero sea mejor pero solamente, guardamos la ilusión. La última estrofa de tu poema, allí si encontramos esperanza porque la ilusión ya no es solo ilusión es una realidad.

    Lindo poema querida Izara.

    Me gusta

  2. “Yo sí le llamo esperanza,
    a los ojos…a las manos,
    que en el momento de ahora,
    se agarran desesperados,
    a otros ojos de ternura,
    a otras manos de trabajo.”

    “La esperanza nace de la desesperanza”(Ernesto Sábato)
    Pero siempre renace y nos acompaña.
    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Estamos tejidos de momentos pasados
    Al esperar juntos con ojos de ternura y manos agarradas, el mañana teje ese paso, con más amabilidad..
    Y ahí ya, anida la esperanza del ser humano, que le da la espalda al desahucio de la ilusión de su alma.
    Precioso poema Izara!
    Un beso POETA!

    Me gusta

  4. Amigo Izara…

    Si no fuera por esas manos que a veces nos tienden y a las que nos cogemos desesperados, la vida no tendría el mismo sabor.

    Que nunca perdamos esa esperanza tan
    bien dibujada con tus versos.
    Un abrazo.

    Maat

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s